Helena Rubinstein. Grandes damas de la belleza. Mujeres Emprendedoras.

Helena Rubinstein. Grandes damas de la belleza. Mujeres Emprendedoras.

Hoy vamos a conocer a Helena Rubinstein, modelo de mujer audaz y emprendedora. Nació en un pueblecito de Polonia en el año 1872 y emigró a Melbourne, Australia. En 1903 abrió su primer centro de belleza y doce años más tarde, ya era millonaria. Había conquistado el mercado de la cosmética en París y Londres.

La juventud de Helena Rubinstein

Comenzó en ese pueblecito perdido de Australia elaborando una crema facial en la cocina de su casa que luego, vendía a las mujeres en el pueblo donde residía. Tuvo tanto éxito la crema que pronto se vio desbordada ante la demanda. El clima de Australia reseca la piel. Las mujeres no disponían de cosméticos para cuidarse, por otro lado, las mujeres trabajaban y disponían de dinero para poder gastarlo a su antojo sin contar con la aprobación de su marido. Todo esto, contribuyó al éxito en sus comienzos. Llegó al sitio indicado, en el momento justo.

Helena Rubinstein tenía todos los ingredientes para levantar su imperio económico: ambición, trabajo sin descanso, decisión, astucia y un mercado de la cosmética inexistente. Ella fue la pionera en:

  • Diferenciar los tipos de pieles: seca, grasa, mixta, etc.
  • Diferenciar en la crema de día y crema de noche.
  • Incorporar el cepillito aplicador de la máscara de pestañas
  • Formar a sus vendedoras de cosmética

Se relacionó con altas esferas

Helena Rubinstein se relacionó con los grandes artistas del arte, la cultura y la aristocracia: Dalí, Picasso, Proust… Se hizo un hueco en el mundo de los negocios pero fue ella misma su mejor y más eficaz producto. Sin duda fue elegante, astuta y impasible. Libre de obligaciones para con los hombres, esa era la imagen que quiso proyectar.

Murió el 1 abril de 1965 a los 93 años trabajando en su despacho.

La firma «Helena Rubinstein» la compró el Grupo «Loréal» en los años 90.

Su eterna rival fue otra mujer tan ambiciosa y emprendedora como ella Elisabeth Arden, otro día hablaremos de ella.

Helena Rubinstein solía decir: «No hay mujeres feas, sino mujeres perezosas»

Si quieres continuar viendo más cosas de ella, pincha aquí.

947 07 48 97 info@esteticatumomento.com 

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *